Somos lo que pensamos

¡Atención con la basura que dejamos entrar en nuestra mente!

Ya lo dijo el Maestro Jesús:: “No es lo que entra en la boca del hombre, sino lo que sale de ésta lo que importa”. Lo que sale de nuestra boca es lo que pensamos; nuestra intención expresada es la que cuenta. Nuestra intención es lo que vale. Por lo tanto: SOMOS LO QUE PENSAMOS. Lo que anidamos en nuestro interior se filtra y es lo que reciben quienes nos escuchan. ¿Y por qué nuestro PENSAMIENTO es lo que importa?

Por siglos en el mundo occidental la gente se ha acostumbrado a pensar que si sus actos eran cønsonos con las leyes, ya habían cumplido con su parte. Convencidos en esa idea, actuaban seguros de que sus pensamientos eran asuntos muy privados y silenciosos de ellos: sus opiniones no expresadas y sus creencias íntimas solo pertenecían a ellos. Mientras cumplieran con las formas, el espíritu quedaba en un segundo plano. ¿Pero qué dijo el Maestro Jesús de esto: “que es el espíritu el que cuenta y no la letra”. Una forma muy fácil de entender este mensaje es que es la intención del espíritu la que importa y no las formas en que nos fuerzan a expresarnos por miedo a los que mandan en las religiones. El problema crucial aquí es que todo aquel pensamiento que nosotros permitamos que sea habitual en nuestra mente, mas tarde o mas temprano se materializará en nuestra vida. Serå como la piedra que arrojamos en un estanque de agua que inmediatamente produce ondas expansivas en la superficie. Ya sea grande o pequeña la piedra.

Los resultados de esta línea simplista e íntima de nuestro pensamiento son muy peligrosos. Significa que si te regodeas en acumular dinero como tu mayor meta, — no importa a quien te lleves por el medio en tu lucha por ganarlo –, te convertirás en un “ladrón” o en una “ladrona”. Así te lo digo con todas las letras. Y ni por un momento dudes que la Justicia te alcance: la ley de los humanos puede dejar un error sin castigo, pero la Justicia Divina no pierde rastro de ninguno. Aunque no veas los efectos inmediatamente, créeme, llegan y te acorralan.

Igual le ocurre al adulto que desea a la mujer ajena o la mujer que desea al hombre que ya estå comprometido (lo mismo aplica entre hombres y mujeres que aman a los de su mismo sexo y están en esas circunstancias, porque la idea es la misma). Y muchos dirán: “¡Pero si nunca hemos hecho nada malo!” (Significa que no ha habido sexo entre ellos aún). “Solo nos amamos platónicamente”. No importa. Basta ese deseo contînuo para que — si estas encontrando oposición – te llenes de lujuria, celos, venganza y disturbios mentales que te llevarán a verlo como algo normal de tu alma pero … ¡OJO!: Lo que se está imprimiendo en tu alma es “aguas turbias”. Procura que lo que “siembres en tu mente cada mañana sean motivaciones para triunfar, amar y disfrutar de tu día, aunque solo sea un rico vaso de agua fresca. Buen comienzo.. ¡Te lo mereces!

Dime: si estás pasando por esto, ¿cómo te levantas cada mañana?

Espero tus respuestas con amor,

Virginia

Te espero en www.virginiagomez.com. En Facebook: La Hora Mágica con Virginia Gómez – Ciencia y Espiritualidad ® Para citas personales: puedes dejar tu nombre y teléfono al (787) 510-0711 o escribir a horamagica@yahoo. Me comunicaré contigo a la mayor brevedad.

¡Comparte con tus amistades!
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ten − 3 =